Un electricista en paro queda primero de sesenta y cinco opositores judiciales

Un electricista en paro queda primero de sesenta y cinco opositores judiciales

Desactivado Por

A lo largo de quince años trabajó como electricista, los últimos 8 en exactamente la misma empresa. Hasta el momento en que se quedó en paro y con cuarenta y dos años, casado y con 2 hijos de su esposa, se atrevió a dar un volantazo a su vida, se apuntó a una academia en Ponferrada y encaró la dura labor de preparar una oposición estatal al cuerpo de Socorro Judicial del Ministerio de Justicia. 3 años después, agotado el paro y rechazada una oferta de última hora para regresar a su viejo oficio, José Sánchez Garza puede decir que la apuesta le ha salido bien, realmente bien, y que se ha llevado una de las grandes alegrías de su vida pues no solo ha sacado una de las ciento setenta y tres plazas que convocaba el Ministerio, sino ha quedado el primero de su promoción entre nada menos que sesenta y cinco opositores. Escogerá el primero. Y todo sin haber pasado ya antes por ninguna universidad, ni haber logrado la carrera de Derecho.

«Cuando me apunté a la academia, hubo quienes que me preguntaban si estaba desquiciado, ¿de qué manera me iba a presentar a una oposición y a competir por una plaza con gente con carrera y considerablemente más preparada que ? Mas esto prueba que si uno se pone se puede», afirmaba el día de ayer el nuevo funcionario a las puertas de los juzgados de Ponferrada, donde conversó con este periódico al lado de su preparador en la Academia Marengo, el letrado de la administración de Justicia del Servicio Común de la Oficina Judicial de Ponferrada José Miguel Carbajosa.

Sánchez Garza empezó a dedicarle de 8 a diez horas al día al estudio —«me quedo con los conocimientos con facilidad», contaba ayer—sabiendo que una mayoría de opositores al cuerpo ayudar al que aspiraba no cuentan con la titulación de Derecho como y hace un par de años, y con apenas unos meses en la academia, probó por vez primera presentándose a las pruebas convocadas en Cataluña. Prácticamente lo logra siendo un novato y eso le hizo ver que iba por el buen camino.

«Entendió realmente bien lo del sacrificio y la constancia», explicaba el día de ayer de su pupilo José Miguel Carbajosa, que lleva veinte años como preparador de oposiciones y funcionario judicial en Ponferrada. Tan persuadido estaba de que Sánchez Garza podía conseguirlo que cuando le llegó una oferta para regresar a trabajar como electricista le aconsejó que prosiguiera en la academia. «Le afirmé que lo podía conseguir». Y lo ha hecho tras presentarse a las pruebas de selección festejadas el pasado veintidos de mayo en Valladolid, entre otra veintena de urbes. El viejo electricista formado en la presente escuela de F.P. del instituto Virgen de la Encina respondió con corrección a noventa y nueve de las 100 preguntas del examen teorético —solo falló en una cuestión sobre el sistema informático Lex Net— y cuarenta y ocho de las cincuenta preguntas del práctico. El resultado ha sido ciento noventa y cuatro puntos de doscientos posibles; el mejor de los sesenta y cinco aspirantes a las ciento setenta y tres plazas convocadas por el Ministerio de Justicia para el cuerpo de Socorro Judicial en aquellos territorios que no tienen transferidas las competencias.

Sánchez Garza va a deber aguardar al otoño para saber si entre los destinos que puede escoger como primero de la lista existe alguna plaza libre en Ponferrada. En los juzgados bercianos, en todo caso, tienen claro que les vendía realmente bien un profesional con la cabeza tan bien amueblada, lector de novela negra, sería una ayuda genial en unos juzgados siempre y en todo momento cortos de funcionarios. «Nos vendría realmente bien un número uno como él», afirmaba el día de ayer, orgulloso, su preparador.

Y Sánchez Garza no va a estar solo por el hecho de que en exactamente la misma academia donde ha preparado las oposiciones, otras 2 personas han conseguido plaza en el cuerpo de Socorro Judicial y 4 más en las pruebas para funcionarios de Tramitación a las que del mismo modo se presentaban en torno a sesenta y cinco aspirantes en pos de ciertas ciento noventa plazas en competición.

Tú también puedes aprobar una oposiciones, por ejemplo del SES empleo público