Tener bien alimentado a tu perro es tan sencillo como seguir estas reglas

Tener bien alimentado a tu perro es tan sencillo como seguir estas reglas

Desactivado Por

Para tener un perro sano, hay que asegurarse de nutrirlo bien. Entre buenos y hábitos perjudiciales, le echamos una ojeada a la dieta ideal para su perro.

Mima a su perro: se cerciora de que duerma bien, que sea juguetón, que tenga dientes y, evidentemente, que coma bien, pues eso es esencial. Los comestibles más convenientes para perros grandes y pequeños, de qué manera hacer que su mascota pierda los hábitos perjudiciales, qué comestibles eludir a fin de que su amigo de 4 patas esté sano…. Hacemos un cómputo acá para asistirle a nutrir mejor a su perro!

De qué forma nutrir bien a su perro grande

Cuando tiene un perro grande, debe prestar singular atención al contenido de grasa y calcio de sus comestibles, puesto que resulta más probable que estos animales tengan sobrepeso y inconvenientes en las articulaciones. Para contrarrestar esto, es mejor escoger croquetas y comestibles amoldados a su tamaño. Asimismo trate de cambiar su comida, a fin de que su cuerpo no se acostumbre demasiado a un solo género de ingesta nutricional: alternar patés y croquetas es, por tanto, una buena solución. No olvides darle un buen pienso para perros.

Por último, sírvele 2 comidas al día en vez de una para alentar mejor sus músculos de masticación!

Nutrir a los perros pequeños

Jack Russell, Yorkshire, Bichon… No confíes en su pequeño tamaño. Estos perros tienen energía de más, aun si tienen menos fuerza que su congénere grande, ¡asimismo tienen grandes necesidades nutricionales!
Donde su dieta cambiará de la de sus congéneres más grandes es que precisarán hacer más bocadillos pequeños que comidas grandes. Al tener el estómago y la boca fisiológicamente más pequeños, van a tener inconvenientes de digestión más simples. Sírvales porciones más pequeñas, divididas en tres o bien cuatro comidas al día, en contraste a las dos veces para perros grandes. De nuevo, alternar croquetas y paté, y escoger comestibles singularmente diseñados para su pequeño tamaño.
Compartir las sobras con su perro, una falsa buena idea
Bastante gente tiende a dar sus sobras a sus perros, tanto para eludir desperdicios para agradar a sus cachorros… Mas esto es más perjudicial que ventajoso para ellos. Si el estómago del perro está más habituado a el alimento humana que el del gato, debido a una domesticación más vieja, este hábito perjudicial puede, en un largo plazo, estropear la calidad de su sistema digestible. Prosiga dándole comida y gominolas en especial adaptadas para su cuerpo, en vez de obligarlo a relamer su plato.

Si su mascota está habituada, la idea va a ser hacerla perder suavemente: pasar de un compartir sistemático a una salvedad, poquito a poco, y por último acortar este reflejo. Evidentemente, esto debe hacerse a lo largo de múltiples semanas, para no frustrar a tu cachorro.
Esto asimismo le dejará poner más límites: un perro habituado a concluir los platos de la familia frecuentemente solicitará, o bien aun se va a invitar a sí mismo a su mesa. Cuando vea que no hay derecho, detendrá estas solicitudes por su cuenta.

Tampoco debes olvidar que debes comprar pienso adecuado a su tamaño. En Piensos Pascasio Román lo puedes encontrar https://piensospascasioroman.es/royal-canin-size-nutrition-4264

Comestibles que debe eludir al nutrir a su perro

Hay algunos comestibles que han de ser prohibidos a toda costa para su mascota, pues son malos o bien aun malísimos para su salud!

Chocolate: ¡aun si les chifla, puede ser mortal para ellos! Es el contrincante número uno de la buena salud de los perros.
Carne cruda: tras miles y miles de años de domesticación, su comestible ya no es exactamente el mismo que el del lobo. Darle carne cruda regular podría trastocar su sistema digestible.
Huesos si no puede digerirlos. La idea de que todos y cada uno de los perros deben comer huesos es tenaz, mas no siempre y en todo momento es una gran idea, pues ciertos perros no saben de qué manera tragarlos bien y se lesionan a lo largo de la digestión. Si ve que su mascota no se lo come o bien tiene inconvenientes para tragarlo, no se lo devuelva. Si ya se lo ha servido y le ha agradado, evite que sea demasiado regular. De nuevo, se ha distanciado del lobo y de su dieta de animales salvajes enteros.
Pasteles y otros comestibles dulces: el azúcar no es bueno para ningún animal, su perro no se desvía de la regla.
Carnes frías o bien salobres. Estos son comestibles típicamente humanos, con lo que son demasiado salobres para el cuerpo de su perro. Al compartir su jamón o bien salchicha local con él, corre el peligro de acrecentar su colesterol drásticamente!
Con todos estos consejos, ¡seguro que le vas a dar lo mejor a tu amigo de 4 patas!